Este sitio web usa cookies para que puedas disfrutar de una óptima experiencia de usuario y para que podamos entender cómo usas el sitio. Si consientes el uso de cookies en este sitio web, sigue navegando con normalidad. Puedes encontrar más información sobre las cookies que usamos y configurar el uso de estas cookies visitando nuestra página de configuración de cookies.

Ropa deportiva: funcionalidad de los sujetadores deportivos

ropa-deportiva

Pasamos horas eligiendo la ropa deportiva. Buscamos algo cómodo y funcional que, a la vez, sea actual y bonito, ya que a todos nos gusta sentirnos bien con lo que llevamos y proyectar una imagen cuidada de nosotros mismos.

Si vamos a estar sudando la gota gorda y jadeando, por lo menos que nuestro look disimule un poco la fatiga.

Pero, sobre todo, cuando elegimos nuestro vestuario de deporte, atendemos a un criterio de funcionalidad, es decir, a elegir cosas que nos permitan un rendimiento perfecto para aquel deporte o ejercicio que practicamos, que cumpla con los requerimientos del mismo y que sea saludable.

En este sentido, seguro que te fijas en que el material transpire, que tenga la suficiente resistencia a la humedad y a las condiciones atmosféricas como el viento o la lluvia, si vas a realizar deporte en el exterior, o que el calzado deportivo sea perfectamente ajustado a tu pie, sea adecuado para el terreno en el que lo utilizas y proteja los músculos y articulaciones en función de la pisada que vas a realizar.

La moda y la estética son muy importantes, sí; pero no están reñidas, en absoluto, con la eficacia, el rendimiento y, mucho menos, con la salud.

Los diseñadores deportivos, al contrario que los diseñadores de moda, parten de la funcionalidad y de la perfecta adaptación de los materiales al propósito que han de cumplir para, desde estos, realizar diseños atractivos.

Sin embargo, toda esta cuidada estética del exterior quedaba diluida, no hace mucho tiempo, cuando hablábamos de las prendas interiores, como los suspensorios en los hombres o los sujetadores deportivos en las mujeres; prendas que, a menudo, no eran utilizadas en el deporte por presentar una estética gris e insulsa.

Muchos se preguntarán qué más da que sean estéticamente horribles si, en definitiva, nadie lo va a ver. ¡No, hija, no! Independientemente de si te ve alguien o no, cosa que en una actividad deportiva es frecuente ya que se suelen compartir vestuarios y duchas y a todas y todos nos gusta ir presentables en todo momento y ocasión, la funcionalidad empieza por sentirse cómoda, a gusto con una misma, y llevar una prenda en nuestro cuerpo que, aunque no la vea nadie, nos haga sentir incómodas, no es el mejor principio para realizar movimientos libres o emplearnos en un esfuerzo pleno.

Pero el caso es que tampoco para las mujeres es cómodo, funcional ni estético sentir los pechos moviéndose arriba y abajo y de un lado a otro, al compás de nuestra carrera, en la bicicleta de spinning, mientras hacemos zumba o jugamos un partido de paddle.

Pero lo más importante es que todos esos movimientos e impactos no son en absoluto saludables.

La importancia de un sujetador deportivo

La misión de un sujetador deportivo es recoger nuestros pechos de forma que se limite el movimiento de estos, con el fin de reducir el impacto.

Ojo, hay riesgo de lesiones

Aunque no hay muchos estudios realizados sobre la repercusión en la salud de ese movimiento constante y, en cierta medida, violento, la gran mayoría de doctores a los que se ha consultado coinciden en que estos pueden producir lesiones graves que afectan a los ligamentos y al tejido adiposo que mantienen en su sitio las glándulas mamarias y que, sin un correcto funcionamiento de los mismos, hacen perder a estas su estabilidad, provocando la caída del pecho de una forma prematura e irreversible e, incluso, algunos problemas de necrosis o degeneración de los tejidos que pueden revestir una mayor gravedad.

Los desplazamientos que sufre el pecho en la carrera o en el salto, por ejemplo, ¡pueden llegar a 21 cm y en cualquier dirección!, pudiendo producir efectos que solo son reparables mediante cirugía.

Siendo algo que afecta a todas las mujeres, independientemente del tamaño del pecho que, aunque influye, no determina la aparición del daño, sorprende ver como el 75 % de nosotras no usamos un sujetador deportivo.

¿Cómo podemos elegir un sujetador deportivo?

A la hora de elegir un sujetador deportivo, tienes que pensar en dos cosas, el tamaño y características del pecho y el tipo de deporte que prácticas.

Los sujetadores deportivos actúan en dos líneas, compresión y recogimiento. La compresión aplasta el pecho contra los músculos pectorales, evitando o reduciendo el movimiento vertical, mientras que el recogimiento junta los pechos entre sí y reduce el movimiento lateral. La combinación de ambos debe tender a reducir a cero los movimientos oscilatorios.

Factores que influyen en el tipo de sujetador

El grado de sujeción dependerá tanto del tamaño del pecho, la edad y estado del mismo como del impacto al que se somete tu pecho en el deporte que realizas. Así, por ejemplo, una adolescente con un pecho en desarrollo necesitará una firmeza y características de sujeción diferentes a las de una mujer desarrollada; y la práctica de running o baloncesto provocará un impacto diferente en nuestros pechos, con un movimiento vertical casi constante, más compactación necesaria, que el paddle o tenis, donde los movimientos de oscilación y laterales existentes, derivados de movimientos zigzagueantes, exigirán una sujeción lateral, capacidad de recogimiento, mucho mayor.

Deberás tener en cuenta, así mismo, otros factores como la transpiración, la comodidad general o los cierres y el material de que están hechos, sobre todo en casos de alergias o irritabilidad de la piel, prestando especial atención a su correcta transpiración ya que no te provoquen rozaduras.

Es muy importante que disponga de tirantes regulables, ya que, en un ejercicio y entrenamiento variado o en una actividad deportiva en la que se practican diferentes modalidades, te permitirá graduar su firmeza en función del impacto, leve, medio o alto que cada modalidad provoca y que es diferente entre unas y otras.

Si realizas deportes de impacto, de tipo lucha o contacto, deberás elegir uno con suficiente protección.

En definitiva

El uso de un sujetador deportivo no es algo recomendable, sino imprescindible para tu salud y tu correcto estado físico.

Afortunadamente, actualmente disponemos de modelos de sujetadores que, además de estar desarrollados para una funcionalidad perfecta, presentan una estética tan bien desarrollada que es posible hasta lucirlos a la vista sin que esto llame la atención.

Virgin Active
​#AlwaysDiscovering

Comentarios ()